Laboratorio de Arte y Psicoanálisis (LAP)

INSTITUTO DE ARTES

MAURICIO KAGEL

Y

UNIDAD INTERDISCIPLINARIA DE SALUD

Centro de Estudios Psicoanalíticos

LAB ARTE Y PSICO SIN INFO

LABORATORIO DE ARTE Y PSICOANÁLISIS

Para que el psicoanálisis y el arte puedan darse la mano, podemos mencionar varias razones que podríamos explicitar. Hay evidencias, desde que el hombre es hombre, desde el incio de lo humano mismo, se han producido objetos, figuras, representaciones que podemos calificar de obras de arte. Hay algo que ha hecho posible que se produzca lo que se llama “obras de arte”. Ese “algo” que hace que la obra se convierta en objeto artístico no se puede definir. Tal vez la obra de arte no sea otra cosa que eso, es decir, un objeto que guarda en sus entrañas un secreto, donde cada obra de arte entre la primera y la última no sean otra cosa que diferentes envoltorios de ese “algo”. Es lo que le da a cada obra de arte el apelativo de “única” es decir, un “uno” que “indica” que su belleza no es otra cosa que la metonimia de un secreto. O la metonimia de lo que no se puede decir, o pensar , o escribir o dibujar o esculpir o fotografía…..o enseñar, o significar…en breve: todavía no es escribió la furmula matemática que explique la “obra de arte”. El psicoanálisis a diferencia del arte nació hace poco, tiene pocos años de vida, es un discurso que generó una práctica y un nuevo personaje: el psicoanalista. Intento en vano, hasta el momento, adquirir un estatuto cientifico. Fue la preocupación mayor de Freud. No lo logró, sin embargo, podemos decir sin ninguna reticencia que es uno de los grandes discursos prodcidos por el ser humano. Que se encuentra en el límite mismo de la ciencia y de una pura empiria razonada. Creó un objeto “el inconsciente” que no es de orden natural sino que constituye una hipótesis a verificar constantemente. Decir que es una hipótesis lo pone del lado del saber, y dicho saber puede aplicarse a lo que se llama “la cura analítica”, no le quita su estatuto. Simplemente, como Lacan lo indica “los beneficios terapéuticos son por añadidura”. El psicoanálisis apunta a un saber “nuevo” del cual cada sujeto es el depositario por el solo hecho de hablar y que el acto analítico trata de poner en palabras. De este solo hecho el psicoanálisis no es una psicología ni es una terapéutica. ¿Qué es entonces? Si no es tampoco una ciencia. La respuesta no es simple…pero retengamos por el momento que es un discurso ordenado que permite cernir un poco los contornos de una hipótesis que es el “inconsciente”. Freud fue claro al respecto cuando dice que el inconsciente es una “X” de la cual no tenemos la más mínima idea. Es decir, que tampoco se confunde la “X” con al historia, ni con el pasado. Esa “X”, tal vez tenga la misma estructura que el “algo” de la obra de arte que evocábamos anteriormente. Sin duda, la cercanía en ese punto hace que Freud se refiera al arte como aquello que no puede interpretarse completamente. Que hay algo que escapa que no se deja atrapar por la significación. Encontramos allí un primer punto donde los dos “quehaceres”, el artístico y el psicoanalítico pueden encontrarse.

1- Fundamentación

La concepción  de la propuesta del Laboratorio de Arte y Psicoanálisis se apuntala sobre la base conceptual que establece la Unsam sobre los Dispositivos de Formación Alternativa. Se entiende por “Dispositivos de Formación Alternativa” aquellos espacios y estrategias de enseñanza que favorezcan la construcción de saberes y conocimientos que surgen de una relación dialéctica entre teoría y práctica y que impacta tanto en una transformación cognitiva individual del estudiante como en el ámbito en donde ha tenido lugar la experiencia. A su vez, la otra influencia para la confección de esta instancia curricular, ha sido la transpolación de dispositivo laboratorio al mundo de las artes y los saberes y prácticas de corte humanista o social, entendiéndolo como una instancia no sólo la experimentación para la obtención de resultados o confirmaciones empíricas de hipótesis, sino como “fábrica”, una “usina” para la investigación, creación y co-creación de conceptos, de técnicas, de dispositivos, de “obras”. La experiencia del Factory de Andy Warhol es un referente y estímulo de nuestra inquietud. Lo propio este laboratorio sería la instalación de la dinámica propia, parte de la gestación de esta instancia es crear en conjunto, desde quienes convocan y quienes son convocados establecer los procesos, las dinámicas y reglas conducente para que se dé el transito de esta propuesta.

La noción articulante es la de la fertilización recíproca de lenguajes y estímulos provenientes de esferas distintas, sean científicas, artísticas, discursivas, prácticas, en función de una apropiación de recursos y de confección de producciones, objetos y saberes nuevos.

Las inquietudes que han vinculado al psicoanálisis con el arte han sido recurrentes, fecundas y de diversas eficacias, permitiendo tanto a Freud como a Lacan, no sólo un ámbito de estudio para observar allí la experiencia humana, sino una instancia impulsora de conceptos, que resultaron fundacionales para esta disciplina. Basta mencionar al personaje de Edipo y la obra de Sófocles, así como las referencias a Shakespeare, a Leonardo Da Vinci o a Dostoievsky, para advertir las intereses que desde el arte al psicoanálisis. A su vez, el arte y sus realizaciones han ampliado para el psicoanálisis su capacidad conceptual, como sugiere François Regnault “No parece que haya en Lacan el propósito de percibir lo que el artista o la obra reprimen sino, más bien, que la obra y el artista interpretados hacen percibir lo que la teoría desconocía”. El núcleo de esta concepción se centra la referencia de Freud acerca la posición de los artistas: ellos abren puertas donde los psicoanalista pueden entrar. Ahora bien, la lleva de esa puerta no es accesible para el psicoanálisis, para la interpretación que él pueda hacer, sin embargo, la dinámica propuesta por Freud puede servir para la generarción del propio proceso creativo y el saber hacer que un artista pone en juego.

Desde cuatro variantes puede observarse la implicancia que el psicoanálisis ha tenido en referencia a la experiencia estética:

  1. La dinámica subjetiva del artista, qué variantes psicológicas se ponen en juego en función del acto creativo, sea tanto el creador solitario que desde la escritura, las artes plásticas, musicales o aquel que desarrolla su obra en escena y colectivamente, produciendo su acto como representación, han sido motivo de análisis para el psicoanálisis. ¿Qué motiva a una artista, qué recursos puede poner en juego él a diferencia de los otros, la gran mayoría de los humanos, limitados en esa capacidad? Allí, la posibilidad de sublimación en la dinámica de la pulsión y su alternativa a la represión; el juego con la fantasía y el deseo, que encuentran variantes a la opción neurótica han sido motivo de conceptualización para Freud.

  2. La obra como objeto que encarna la experiencia de la belleza. A través de ella se canaliza, se motoriza, en relativa independencia del creador, aspectos que revelan que su condición, sea su sentido como su valor cultural, puede ser analizada con categorías presentadas por Freud y Lacan y en vinculación con otros aportes conceptuales provenientes de la filosofía del arte y la estética. Ahora bien, esta condición de la obra de muerte, en efecto, un saber que al psicoanálisis le interesa particularmente: en ella se revela procesos, dispositivos, que luego la técnica psicoanalítica podrá aplicar, como por ejemplo, la referencia que hace Lacan a Joyce y la posibilidad de inscribir una lógica más allá del significante en tanto letra. La analogía, el isomorfismo entre el psicoanálisis y la creación artístca encuentra aquí  una afinidad en sus dinámicas y recursos y eventuales efectos.

  3. La dinámica de la recepción del arte. La experiencia estética como efecto en el sujeto que recibe la obra. Todo aquello que el mundo griego llamaría con el término catarsis. Sea tanto a nivel del afecto, de la economía psíquica del receptor, su capacidad de albergar la dinámica psicológica que inspira en él la captación del obra, como sus efectos. Un aporte singular

  4. Las producciones artísticas como objetos culturales. En tanto que las obra de arte expresan la dinámica del deseo humano y éste se inscribe culturalmente, la articulación del psicoanálisis y otros saberes como la sociología, la antropología o la lingüística. Como expresa Ricoeur, al psicoanálisis le interesa la tensión entre la pulsión y la cultura, entre la represión necesaria para la civilización y la sublimación para ir junto y más allá de ella. En los límites de la cultura, el artista intrepreta y crea, es el marco desde adentro y afuera.

En estas variantes se despliega el dispositivo de transmisión, entendido en diversas posibilidad, que contemplan tanto el trabajo sobre los textos y tópicos centrales que el psicoanálisis ha desarrollado en su relación al arte y la experiencia estética, como del encuentro con maestros, en cuya constelación orbitan  la praxis y poiesis del arte, la crítica y la comprensión del arte, así como el diálogo entre disciplinas de corte conceptual como técnico en relación a la experiencia estética.

A su vez, como dispositivo propiciatorio y apropiador de la experiencia teórica, la formación concibe un ámbito de cruce creativo, estimulado por diversas disciplinas que permitan tanto el encuentro con otras formaciones del Instituto así como la puesta en práctica y en abismo de exploración aquello que es presentado en términos conceptuales. Este ámbito concebido bajo el formato de taller se entiende tanto como un pasaje de estimulación receptiva de técnicas y habilidades, así como una posibilidad de encuentro creativo, donde se atraviesan al modo de una banda de moebius conceptos y acciones, teorías y producciones, dando sentido y desplegando el nombre de este entramado concebido como el Laboratorio Arte-facto.

2 – Propósitos

  • Propiciar la transmisión de los conceptos del psicoanálisis, en particular los aportes de Freud y Lacan, vinculados al arte, a la reflexión estética y a la creación artística.

  • Desplegar las posibilidades de articulación entre arte y psicoanálisis a partir de las nociones de acto y de cuerpo.

  • Estimular el encuentro con maestros de diversas disciplinas que propicien la comprensión de la experiencia estética y su vinculación con el psicoanálisis.

  • Generar el ámbito de cruce entre procesos creativos de diversas fuentes artísticas y el psicoanálisis.

3- Unidades

I. El cuerpo y sus registros: real, imaginario y simbólico.

Freud Representación/Afecto, Lacan Significante/significado. Pulsión y goce.

El recorrido de la pulsión y sus articulaciones con lo real.

Introducción a los tres registros.

Esquema del espejo (maqueta).

Invitado: Área de Teatro, títeres y objetos (Imagen Especular) / Area de Artes Visuales

II. La noción de acto para el psicoanálisis. Sus articulaciones posibles dentro de la propia praxis y en relación a otros saberes y prácticas

Sublimación como acto fallido, acto logrado, formación del inconsciente, lo no calculado, lo que se escapa, la . Suicidio como acto logrado, no.

Textos : La tercera, RSI, Televisión / video de Lacan

El acto creativo, la escritura Poe.

El Otro social como legitimador del acto.

invitado: Área de Teatro

III. La escritura dramatúrgica.

Texto : Edgar Allan Poe habla de cómo escribió el Cuervo

Cuerpo (real), acto (simbólico) y escena (imaginario).

La lógica del inconsciente, lógica del significante, el deseo metonímico, lo contingente. El dispositivo-resistencia-

Invitado: Angel Castello

IV. La mirada y el objeto. La anamorfosis.

Dialéctica del amo y el esclavo. Cómo la posición determina la lectura.

texto: Susan Sontag ” Ante el dolor de los demás”

Video: Paul Daniels Magic-Philippe Genty Puppeteer

Invitado: Artes Visuales/Cine

3. Régimen de aprobación:

- tener el 75% de la asistencia a clases.

-cumplir con los trabajos prácticos y ejercicios que se realizarán durante el curso.

https://www.youtube.com/watch?v=TACT653EaME