EJE DE ACTIVIDADES

ISSN 1853-9386

Paneles de especialistas invitados:

1. Políticas educativas: contenidos, escalas, dimensiones, estándares y parámetros de evaluación
En este panel se problematizará la relación entre la evaluación como tema de agenda de los sistemas educativos y la producción de los saberes escolares. Se analizará en qué medida  las pruebas  reflejan las políticas educativas propuestas por organismos internacionales, estatales, provinciales y/o jurisdiccionales. Especialmente se discutirá cómo se consideran las prácticas de enseñanza efectivas de los diferentes saberes en juego, desarrolladas en el cotidiano de las aulas. Los intercambios girarán en torno a las siguientes preguntas: ¿qué tipos de relaciones se establecen entre las distintas acciones evaluativas y los códigos disciplinares?, ¿desde qué justificaciones basadas en las didácticas específicas  se legitiman sus contenidos, escalas, dimensiones, estándares y parámetros?, ¿cómo se procesan y analizan sus resultados?, ¿cómo y con qué objetivos se los comunica a la sociedad y qué impactos presentan en la formación de la opinión pública respecto del estado del sistema educativo y la valoración social de los distintos campos de conocimiento?, ¿qué sabemos sobre el origen y formación de las disciplinas escolares y su estrecha relación con los dispositivos de la evaluación? ¿Qué incidencias conllevan en las representaciones de docentes y alumnos sobre sus propias actuaciones y sobre los contenidos?, ¿cómo repercuten en la inclusión o exclusión de alumnos en el sistema educativo?; entre otras líneas de indagación afines.

2. Evaluación, propósitos de enseñanza de los diferentes campos de conocimiento y formación de sujetos políticos.
En este panel se polemizará  sobre las relaciones entre la evaluación y la dimensión ético-política de las prácticas de enseñanza de las disciplinas escolares. Se trata de explicitar y, por ende, de volver protagonista del debate el hecho de que la evaluación por una parte  “diagnostica” y determina la “corrección”/”incorrección” de los conocimientos de la formación escolar y superior, y por otra se presenta como la dimensión privilegiada de aquello que las distintas políticas educativas han considerado, y hoy consideran, lo que es la “formación en la ciudadanía”. De este modo desde el campo de las didácticas específicas,  algunas de las preguntas siguientes orientarán las discusiones: ¿Cuál son las significaciones y sentidos, cuáles las miradas que el estudio de las diferentes áreas de conocimiento instalan en la formación de sujetos políticos? ¿Existe neutralidad acerca del tipo de ciudadano que el sistema educativo pretende moldear y la evaluación como técnica o dispositivo en la variedad de tradiciones de las “subculturas de las diferentes asignaturas”?, ¿qué se entiende por “formación de la ciudadanía” en la tensión del par conceptual evaluación/acreditación de saberes?, ¿cómo se relaciona el  conjunto de ideas, valores, suposiciones, reglamentaciones, discursos,  y  prácticas dominantes en la enseñanza de la materias dentro del marco escolar  (de carácter expreso o tácito) con los vigentes y/o nuevos escenarios políticos, económicos, laborales; de diversidad social y cultural?, ¿qué “acreditan” los alumnos a la hora de ser evaluados en tanto “ciudadanos”?

3. Disciplinamiento, poder y evaluación de saberes.
Partiendo de la premisa de que el hecho de convertir a la evaluación en problema de reflexión no significa negar su existencia, este panel focalizará el debate  en la desnaturalización de ciertas concepciones sobre la evaluación sostenidas por la dimensión burocrática-institucional del sistema educativo. Algunas interrogaciones orientarán los intercambios: ¿esa dimensión burocrática-institucional es la garante objetiva de los saberes que se suponen fundamentales para todo ciudadano o formación ciudadana?, ¿es también garante de de la legitimidad de los conocimientos que competen a los profesionales de la enseñanza de los distintos campos de conocimiento, ya sea formados en institutos terciarios o universidades, a la hora de evaluar y/o ser evaluados?; ¿qué valores, conceptos, ideas estructuran a la evaluación cuando se desocultan en el análisis las relaciones de poder vinculadas con la pertenencia a una clase, a un género, a una religión, a una etnia?, ¿cómo se imbrican los argumentos basados en la “sociedad del conocimiento” con esas relaciones de poder, acaso también con otras, y con los saberes a enseñar y aprender en cada disciplina?, ¿qué se entiende por “formación de sujetos críticos de la realidad” en esas disciplinas y en el marco de esas relaciones de poder?, ¿qué formas del “disciplinamiento” se esconden y/o actualizan en los interrogantes antes enunciados?

4. Mesa redonda. Docentes y alumnos repensando los sentidos de la evaluación.
En esta mesa se intenta incorporar al debate los puntos de vista de docentes y alumnos que cotidianamente protagonizan diversas instancias de evaluación en el sistema educativo. ¿Qué valor le confieren a la evaluación?, ¿qué creencias ponen en juego a la hora de conceptuarla y/o explicar su incidencia en sus actuaciones en el día a día de las aulas?, ¿qué opinan respecto de su carácter decisorio en cuanto a los distintos mecanismos de promoción?, ¿qué credibilidad le otorgan a la hora de sopesar cómo una evaluación determina los saberes disciplinarios que serían legítimos y cuáles no?, ¿existen otros estatutos de saberes que la evaluación contempla, o no?, ¿qué piensan de sus parámetros más habituales?, ¿de sus relaciones con la acreditación?, ¿qué es lo que conciben como urgente para ser revisado en la enseñanza de los actuales contenidos y los modos de evaluar?, y ¿qué tipos de vínculos establecen, o no, entre la evaluación de los saberes disciplinarios y la formación de la ciudadanía?; serán algunas de las preguntas que guiarán la discusión.