Abejas que curan

Una investigadora de la Universidad Nacional de Tucumán trabaja en el aprovechamiento de las propiedades medicinales de propóleos elaborados por abejas sin aguijón del Noroeste argentino, con el objetivo de poner en valor un producto que aporte a la economía regional.

Por Nadia Luna  
__

Agencia TSS — Los melipónidos son abejas presentes en el continente americano que se caracterizan por no poseer aguijón. Al igual que otras abejas, aunque con características particulares, las meliponas producen propóleo, un material resinoso y aromático que elaboran a partir de exudados de diversas plantas. Este producto ha sido utilizado de manera ancestral por diversos pueblos indígenas, como los mayas y aztecas, quienes lo aplicaban en heridas cutáneas por sus propiedades antiinflamatorias y antisépticas. En la Argentina, se las puede encontrar en bosques como las yungas del norte del país.

En la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) y el INTA comenzaron una serie de proyectos que buscan aprovechar las propiedades medicinales de estos propóleos para obtener productos con valor agregado. La idea es que los productos obtenidos de las denominadas abejas nativas sin aguijón (ANSA) representen otra alternativa económica para los pobladores del Noroeste argentino (NOA).

“El propóleo que producen estas abejas tiene un uso ancestral, pero como resultan más rentables las abejas del género Apis (importantes productoras de miel), se las ha priorizado por sobre otras. Por eso, buscamos poner en valor nuevamente al producto de esta especie”, le dijo a TSS la biotecnóloga Yanina Brodkiewicz, quien está investigando las propiedades benéficas de las ANSA como parte de su tesis doctoral. Su trabajo es dirigido por la doctora en Ciencias Químicas Nancy Vera y forma parte de un proyecto de investigación de la Facultad de Bioquímica, Química y Farmacia de la UNT. Quienes crían las abejas y proveen los propóleos son investigadores del INTA.

El objetivo del proyecto es que los productos obtenidos de las denominadas abejas nativas sin aguijón (ANSA) representen otra alternativa económica para los pobladores del Noroeste argentino.

El objetivo final del proyecto es que sea una herramienta para impulsar el aprovechamiento de propóleos de ANSA con mayor valor agregado y estimular su incorporación en el Código Alimentario Argentino para garantizar su inocuidad. El propóleo obtenido podría incorporarse a diversos productos que requieran su propiedad medicinal, como caramelos, jarabes y cremas.

Brodkiewicz explica que está comprobado que el propóleo de las abejas Apis tiene propiedades antibacterianas y expectorantes, entre otras, pero no hay trabajos en el mismo sentido sobre las ANSA. “Estas abejas son más chiquitas, por lo que su colmena es más pequeña y los productos que elaboran son distintos. Una cualidad que tienen es su alto contenido en cera, que no es muy característico en las Apis”, señala.

La biotecnóloga evaluó la acción antitusiva, expectorante y antiinflamatoria de propóleos producidos por dos especies de ANSA que habitan en el NOA: Scaptotrigona jujuyensis y Tetragonisca fiebrigi. A partir de ensayos en animales de laboratorio, la investigadora comprobó que los propóleos de ambas especies presentaron actividad antitusiva y antiinflamatoria, aunque no tuvieron actividad expectorante. También testeó la inocuidad del producto y no se observaron efectos tóxicos.

En los próximos ensayos, Brodkiewicz apunta a enfocarse en la propiedad analgésica del propóleo, que mostró buenos resultados en las tres pruebas realizadas. También, buscará determinar cuáles son los compuestos responsables de las propiedades farmacológicas observadas y evaluar su toxicidad crónica. “Los propóleos son compuestos complejos que no dependen solo del exudado la planta, sino también de la propia abeja”, indica la investigadora, quien estima que obtendrá nuevos resultados para fin de año.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *