Bertou: “La física debe vincularse más”

El taller Fundamental Meets Technology, organizado por el ICAS de la UNSAM, busca impulsar la colaboración entre la investigación en física y los actores del sistema de ciencia y tecnología local. Xavier Bertou, uno de sus organizadores, habló con TSS sobre cómo vincular a sectores con intereses distintos y por qué instalar un laboratorio a 1.750 metros de profundidad en la Cordillera de los Andes.

Por Matías Alonso  
__

Agencia TSS – El taller Fundamental Meets Technology, organizado por el International Center for Advanced Studies (ICAS) de la UNSAM, buscó impulsar la colaboración entre el área de investigación de física de partículas y diversos actores del sistema científico-tecnológico de la Argentina. El encuentro fue coordinado por los investigadores del ICAS Daniel de Florian (director del instituto) y Ezequiel Alvarez, y por Xavier Bertou, investigador de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y del Instituto Balseiro (IB) y contó con la participación del ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, y representantes de empresas como INVAP, Y-TEC y Satellogic, entre otras.

Bertou es doctor en Astrofísica, nació en Francia y vive en la Argentina desde hace casi veinte años. Este investigador que hoy se desempeña en el Centro Atómico Bariloche hizo su tesis de doctorado en el Observatorio Pierre Auger en Malargüe, Mendoza, donde también realizó sus estudios de posdoctorado. Actualmente, es el coordinador del Comité Directivo Internacional del Laboratorio Subterráneo ANDES (por Agua Negra Deep Experiment Site), que será construido a 1.750 metros de profundidad en el túnel que se hará en el paso Agua Negra, en la frontera entre la provincia de San Juan y la región de Coquimbo, en Chile.

La profundidad en la que funcionará el laboratorio es clave, ya que gozará de una aislación natural contra la radiación cósmica que no puede reproducirse en la superficie. Se trata, además, de un proyecto de integración regional en el área científica que posibilitará el estudio en condiciones excepcionales de elementos como los neutrinos y la materia oscura. Se espera que sea inaugurado en el año 2028.

El taller propone la búsqueda de interacción entre diversos actores de los sectores público y privado y experimentos de física de vanguardia que se llevan a cabo en la Argentina. ¿Es posible lograr una vinculación entre científicos de partículas y empresarios?

El objetivo es juntar a investigadores que trabajan en física fundamental, en particular en ciencia de partículas y física básica, con gente del mundo más práctico, y ver cómo generar enlaces entre esas comunidades. La física tiene que vincularse más y existe una oportunidad para colaborar con el actor privado, como en el caso de la fabricación de detectores y aparatos complejos. Por otro lado, queremos que los avances en la ciencia de partículas sean más útiles para la sociedad. Nuestros experimentos, como son de vanguardia, nos obligan a hacer cosas que nunca se hicieron antes. A veces, a partir de buenas ideas se hacen detectores o sensores que tienen capacidades que no tenían los anteriores. Esos desarrollos usualmente buscan cosas que nunca se hicieron antes, por lo que no tienen una aplicación inmediata, pero cinco o diez años después el sector privado puede apropiarse de ellos a partir de necesidades que se vuelven más complejas. Así, esos aparatos que fueron desarrollados con un objetivo científico pasan a ser muy útiles. Por ejemplo, en física médica se usan detectores que en el pasado se desarrollaron para buscar partículas muy específicas. Esos dispositivos tuvieron un desarrollo muy costoso, tanto en su concepción como en la puesta en funcionamiento del sistema, pero, una vez que resultaron funcionales, esos aparatos pasaron a ser más fáciles de usar y de construir, y encontraron aplicaciones para mercados de millones de dólares.

“Tener una clasificación de experimentos que todos entendamos, para analizar los tipos de proyectos que ya se hacen o se harán a futuro, y de qué manera se puede vincular la investigación con la industria, nos facilitará llegar al objetivo que nos hemos propuesto”, dice Bertou.

Como parte de la propuesta hicieron una clasificación de diversos tipos de proyectos en base a su tamaño. ¿Cuál fue el objetivo?

Lograr un enlace entre una de las físicas más básicas, como es la física de partículas, y las empresas, no es algo trivial. Hay que encontrar puntos de debate sobre los cuales todos podamos hablar el mismo idioma para no tener un debate informal y abstracto que no pueda llegar a un impacto concreto. La idea del encuentro es llegar a alguna acción concreta sobre qué podemos hacer en la Argentina y cuáles son los actores que sería bueno que dialoguen más entre sí. Tener una clasificación de experimentos que todos entendamos para analizar los tipos de proyectos que ya se hacen o se harán a futuro, y de qué manera se puede vincular la investigación con la industria, nos facilitará llegar al objetivo que nos hemos propuesto.

¿Cuál es el sentido de hacer un laboratorio en la Cordillera de los Andes a 1750 metros de profundidad?

El propósito de construir un laboratorio en medio de la montaña, aislado de la radiación cósmica, es porque hay experimentos que no se pueden hacer en la superficie terrestre. Hay una docena de laboratorios de esta clase en el hemisferio norte y en el sur se hizo el intento de hacer uno en Australia, pero aparentemente no se va a concretar. Construir este laboratorio entre la Argentina y Chile puede ser un hito porque sería el único del hemisferio sur. Esto tiene varias implicancias para la física en experimentos de materia oscura o neutrinos, que son partículas muy interesantes porque saber más sobre ellas nos ayudaría a descifrar algunos de los enigmas que nos plantea la naturaleza. Además, este lugar, en la provincia de San Juan, es sísmicamente muy interesante, por lo que además del laboratorio de física de partículas está prevista una parte dedicada a la geociencia. Su ubicación lo hace muy interesante e incomparable con cualquier otro lugar en el mundo, ya no se trata de norte o sur, sino de que la ubicación en esa zona sísmica lo hace muy especial.

“Construir este laboratorio entre la Argentina y Chile puede ser un hito porque sería el único del hemisferio sur”, dice Bertou.

¿Cómo surgió la idea?

En el año 2010 estuve en una conferencia en la que se hablaba de este tipo de experimentos y me pregunté cómo podía ser que no tuviéramos un lugar en los Andes para hacer algo así. A los pocos meses salió la noticia de la construcción del túnel de Agua Negra y me contacté con la empresa que lo desarrollaba en aquel momento, con gente del ámbito científico y de la provincia de San Juan. La recepción de la idea fue muy positiva y algunos pocos años después ya teníamos una propuesta concreta sobre lo que queríamos hacer: crear un laboratorio internacional de física fundamental en la Cordillera de los Andes a partir de la cooperación entre distintos países.

El taller Fundamental Meets Technology se realizará el viernes 27 de abril a partir de las 8.30 en el salón Lectura Mundi de la Biblioteca de la Universidad General de San Martín, en el edificio Tornavías de la UNSAM, con inscripción previa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *