Del laboratorio a la fábrica

Los ministerios de Ciencia, Tecnología e Innovación (MINCYT) y Producción lanzaron la segunda convocatoria del Programa Nacional de Desarrollo de Proveedores, con el objetivo de financiar y asistir a empresas de base tecnológica para que puedan llevar prototipos a la producción en serie.

Por Matías Alonso  
__

Agencia TSS – En los últimos años se han sucedido fenómenos que resaltaron la importancia del desarrollo tecnológico propio y la soberanía tecnológica. Primero fue la pandemia por Covid-19, que limitó la importación de productos críticos para la salud. Este año, la guerra entre Rusia y Ucrania disparó sanciones importantes y fuertes cambios en el comercio mundial. La Argentina, al igual que muchos otros países, se ha caracterízado por gestar dentro de su sistema científico-tecnológico prototipos de primera línea que enfrentan dificultades al llegar a la instancia de su producción industrial en serie.

Con el objetivo de darle impulso a esta última etapa, el año pasado se creó el Programa Nacional de Desarrollo de Proveedores, una herramienta de financiamiento para proyectos de base tecnológica en sectores industriales estratégicos, cogestionado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MINCYT) y el Ministerio de Desarrollo Productivo.

Este año, la iniciativa (que estará abierta hasta el 15 de julio de 2022 o hasta agotar el cupo) dedicará 160 millones de pesos a proyectos que ya tengan desarrollado un prototipo y busquen llevarlo a la producción industrial. Los proyectos, al igual que en la convocatoria del año pasado, deberán pertenecer a las áreas de Salud, Alimentos, Minería, Hidrocarburos, Transporte Ferroviario o Naval, Movilidad Sustentable y Aeroespacial, Tecnología Verde, Defensa y Seguridad, o Industria 4.0.

La directora nacional de Proyectos Estratégicos del MINCYT, Erica Carrizo, le dijo a TSS: “Además del financiamiento, el programa también es un monitoreo científico y tecnológico de la ejecución de los proyectos, para que cuando terminen puedan aplicarse rápidamente en el país y acompañar a las empresas y productos que tengan capacidad de exportación. Buscamos que el proyecto no se trabe y que sea rápidamente aplicable”.

“Buscamos que el proyecto no se trabe y que sea rápidamente aplicable”, dice Carrizo.

Por ejemplo, uno de los proyectos ganadores del año pasado es el desarrollo de productos de procesamiento de imágenes médicas basadas en inteligencia artificial. Además, del financiamiento, el proyecto recibió asistencia para poder facilitar la aprobación por parte de la ANMAT.

La convocatoria  del año pasado había comprometido 250 millones de pesos para proyectos, aunque se terminaron asignando 104 como Aportes No Reembolsables (ANR) y 78 como bonificación de la tasa de créditos otorgados por el Banco de Inversión y Comercio Exterior. Este año se han comprometido 160 millones. Consultada por esto, Carrizo dijo: “La baja tiene que ver con la disponibilidad presupuestaria que tiene el Ministerio de Desarrollo Productivo para esto. También es un instrumento nuevo y hay que asegurar que el dinero llegue a estos objetivos”.

La convocatoria se ha repetido este año porque se consideró muy satisfactorio el resultado de la anterior por la calidad y potencial de los proyectos. Una curiosidad es que de las ocho empresas ganadoras hubo dos que forman parte del Estado (provincial y nacional), como INVAP Ingeniería y VENG. “La idea es unir dos mundos que suelen estar separados, como el de la ciencia y el de la producción, y ofrecerle a empresas como VENG e INVAP, que ya han recibido en el pasado financiamiento del MINCYT y de la Agencia (I+D+i), para que conozcan que también hay otros instrumentos de financiamiento en el Ministerio de Desarrollo Productivo y que se orientan a otros objetivos, no solo al desarrollo tecnológico sino también a escalar la producción”, explicó Carrizo.

Entre los proyectos ganadores de la convocatoria 2021 estuvieron el desarrollo de productos de procesamiento de imágenes médicas basadas en Inteligencia Artificial (Fundación Centro Diagnóstico Nuclear), la fabricación de moldes para producción de boyas para acceso portuario (empresa Cruz Marine), fabricación del sistema avanzado de relevamiento topográfico, navegación y puntería para artillería denominado “Teodolito” (Redimec SRL), la puesta en marcha de un laboratorio de integridad estructural y análisis de falla (INVAP Ingeniería), la ampliación de capacidad de producción de piezas aeroespaciales y control meteorológico (VENG SA) y el desarrollo de un inversor inteligente para generación distribuida con acumulación para usuarios industriales (QMAX SRL). El detalle de los proyectos y los montos asignados a cada uno puede verse aquí.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *