Detector de sueño al volante

Un investigador de la Universidad Nacional de San Juan diseñó un dispositivo que permite detectar y alertar a quien maneja cuando se encuentra en un estado de somnolencia. El desarrollo, pensado especialmente para conductores profesionales, mide y analiza señales cerebrales y oculares.

Por Matías Alonso  
__

Agencia TSS – Los accidentes viales por somnolencia son considerados un problema subrepresentado en las estadísticas porque suelen ser incluidos dentro de la categoría de distracciones al conducir. Al ser accidentes en los que el conductor no tiene reacción previa al choque, suelen ser violentos y duplican en fatalidad a otros tipos de accidentes, según un estudio realizado en España. Datos del relevamiento arrojan que alrededor de un cuarto de los accidentes de tránsito se deben a que el conductor condujo con somnolencia y que el 55% de los conductores se resiste a dejar de manejar cuando tienen sueño.

Este problema cobra mayor dimensión en el caso de los conductores profesionales que se ven forzados a estar largas horas frente al volante de manera rutinaria. La subestimación del riesgo que implica el manejo en estas condiciones motivó a un ingeniero electrónico de la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ) a desarrollar un dispositivo capaz de alertar al conductor sobre su estado de somnolencia.

Actualmente, existen dispositivos que filman al conductor y detectan señales visibles del estado de sueño, como el cabeceo, el cierre de los ojos y la forma errante de conducir. Aunque estos signos son un fuerte indicador de que un conductor se puede estar quedando dormido, suelen manifestarse demasiado tarde en términos de prevención de un accidente. Esto se debe a que el estado anterior, de somnolencia –o la transición de la vigilia a la primera etapa del sueño– hace que se dupliquen los tiempos de reacción al conducir.

Esto llevó a Gabriel Cañadas, doctorando de la UNSJ, a diseñar un dispositivo que monitorea las señales cerebrales que son indicadores de somnolencia. “Antes había trabajado en un sistema portátil de monitoreo cardíaco y respiratorio para pacientes. Me propusieron esta temática desde el Gabinete de Tecnología Médica (GATEME) de la Facultad de Ingeniería de la universidad y lo tomé como tema de mi tesis. Gracias a esta investigación gané una beca doctoral del CONICET”, explicó Cañadas a TSS.

“Si se detecta la somnolencia a tiempo se podrían evitar una gran cantidad de accidentes”, dice Cañadas.

El dispositivo utiliza una vincha con electrodos que miden las señales cerebrales (electroencefalográficas o EEG) y oculares (EOG), y que envía la información a una placa electrónica diseñada por el investigador. En caso de encontrar síntomas de somnolencia envía alertas a través de Bluetooth que pueden ser detectadas por un celular o cualquier otro receptor.

“Está pensado para ser usado por conductores profesionales. Si bien cualquiera podría usarlo, sabemos que es difícil obligar a un conductor a usar una vincha. En cambio, a los conductores profesionales de camiones, colectivos o maquinaria se les podría exigir. Si se detecta la somnolencia a tiempo se podrían evitar una gran cantidad de accidentes”, le dijo Cañadas a TSS.

Los electrodos –que pueden estar incorporados a una vincha o a un casco– son comunes y de bajo costo. La placa electrónica –que tiene el tamaño de una tarjeta de crédito y pesa 200 gramos– está inserta en una carcasa realizada con una impresora 3D. La placa tuvo que ser fabricada en Estados Unidos porque no encontraron a nivel local una empresas que estuviese en condiciones de fabricarla por su complejidad y cantidad de capas superpuestas. En cambio, el soldado y el montaje de los elementos de la placa se hizo íntegramente en el país. En tanto, los algoritmos que procesan las señales cerebrales y detectan la somnolencia fueron también desarrollados en la UNSJ por investigadores del GATEME.

A principios del año próximo, Cañadas defenderá su tesis doctoral de Ingeniería Electrónica. El proyecto actualmente atraviesa una etapa de calibración del prototipo, para lo que utilizan un simulador de manejo en el que ponen a diferentes voluntarios en condiciones de somnolencia a conducir un vehículo. Cuando esta etapa esté cumplida recién entonces se pasará a las pruebas en conducción real y a analizar la posibilidad de fabricar este desarrollo de manera comercial mediante la asociación con alguna empresa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *