Incendios, plegarias y recorte en Ciencia y Técnica

La necesidad de abordaje científico y de diseño de modelos que acoten la incertidumbre en el tema de los incendios se contrapone a las vacilaciones y falta de respuesta del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable. El recorte del presupuesto de Ciencia y Técnica no es ajeno al problema.

Por José Paruelo*, para Agencia TSS  
__

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación se refirió hace unos días a un tema que recurrentemente es noticia y fuente de preocupación, los incendios forestales. No es sorprendente. Un incendio es un evento que en muy poco tiempo elimina, no sólo la vegetación de grandes áreas, sino también bienes económicos y culturales a veces muy valiosos. En ocasiones, incluso, un incendio incluye la pérdida de vidas humanas. Los incendios involucran lo que denominamos socio-ecosistemas, ámbito en donde la naturaleza modifica y es modificada por procesos sociales, políticos, económicos y culturales. Los incendios plantean entonces un problema complejo, no porque sean inabordables, sino porque operan muchos factores, que interactúan entre sí. Las soluciones en estos casos no son triviales.

El tema de los incendios es un ejemplo del tipo de problema que requiere de un abordaje científico para encontrar soluciones y/o manejarlo. Por un lado, tenemos que entender qué factores predisponen su ocurrencia: ¿es la acumulación de material vegetal seco en el año previo?; ¿es la distribución de determinado tipo de vegetación muy combustible?; ¿es la humedad ambiente, la temperatura?; ¿es la interacción de todos esos factores? Por otro lado, hay que considerar qué papel juega el fuego en cada ecosistema: ¿esta área no se quemaba naturalmente?; ¿se regenerará igual la vegetación que se quema en invierno que la que lo hace en verano?; ¿no será mejor que esta área se queme en vez de seguir evitándolo? La lista de preguntas es enorme y para darles respuesta no podemos confiar en la experiencia empírica no sistemática. Por ese camino, y en el mejor de los casos, nos llevaría mucho tiempo entender el sistema y retardaría las acciones, el manejo del fuego.

Tampoco podemos actuar en base a “corazonadas”. En el caso de los incendios, sus consecuencias pueden ser fatales. Necesitamos construir modelos que acoten la incertidumbre, nos enseñen a lidiar con aquella parte de lo desconocido que no pudimos conocer y nos ayuden a tomar decisiones. Tenemos que construir una idea de cómo funciona el sistema. Por ejemplo, “es más probable que se queme la vegetación A que la B y el riesgo es máximo cuando la temperatura es mayor a 30 grados, la humedad ambiente menor a 30 % y el contenido de humedad de la vegetación inferior a 30%”. Si las cosas no resultan ser como pensábamos (por ejemplo, los incendios ocurrieron siempre con temperaturas menores a 30 grados), podemos aprender en el proceso, mejorar el modelo y, eventualmente, hacer predicciones más certeras. Tener estos modelos es una herramienta clave en, por ejemplo, la planificación (dónde localizar infraestructura) o la prevención (dónde extremar controles). La alternativa a estos caminos es, generalmente, a “la bartola” o hacer lo que le conviene a los poderosos.

El tema de los incendios es un ejemplo del tipo de problema que requiere de un abordaje científico para encontrar soluciones y/o manejarlo.

Necesitamos a la Ciencia para que desarrolle modelos para tomar decisiones. También necesitamos a la Ciencia para recoger los datos que alimenten esos modelos (radares meteorológicos que indiquen dónde llovió y satélites que estimen la temperatura superficial o cuán seca está la vegetación) y para que evalué las causas (naturales o inducidas por los humanos), los daños y la recuperación. Precisamos a la Ciencia, articulada con la educación superior, para capacitar a quienes tiene que desarrollar y operar los sistemas de prevención y monitoreo. Esa Ciencia que necesitamos para lidiar con los incendios (y muchas otras cosas) la hacen quienes forman parte del Sistema de Ciencia y Técnica, es decir, los investigadores, becarios, personal de apoyo, estudiantes, etc., que trabajan en múltiples instituciones del Estado (Universidades, CONICET, INTA, INTI, CONAE, etc.). Sin ellos el sistema de previsión y control  de incendios será más ineficiente e ineficaz.

Cuando el ministro Bergman se refirió al tema, propuso un camino alternativo al científico para abordar la problemática de los incendios: rezar. O sea, invocar a una divinidad (tuvo el tino de no especificar ninguna) para que se ocupe del asunto. Eso tendría una enorme ventaja práctica: se puede prescindir del Sistema de Ciencia y Técnica (y de todas las brigadas de bomberos y demás dispositivos de control) y de la parte del presupuesto que necesita para funcionar. De hecho, la propuesta de rezar como solución a problemas complejos es perfectamente coherente con el trato que recibe la finalidad Ciencia y Técnica en el proyecto de presupuesto: pasa del 0,71% del total del presupuesto nacional en 2016 al 0,59% del total en 2017.  Mis escasos conocimientos teológicos no me permiten calcular cuánto más barato es depositar la solución de problemas complejos en divinidades que sostener el Sistema de Ciencia y Técnica. Tengo, eso sí, bastantes evidencias de que confiar en rezos no es efectivo. Las declaraciones de Bergman, como decía Tato Bores, “parecen un chiste sino fueran una macana grande como una casa”.

* José Paruelo es Profesor Titular en la Facultad de Agronomía y Veterninaria de la UBA e Investigador Superior del CONICET.

2 comentarios en “Incendios, plegarias y recorte en Ciencia y Técnica

  • Juan Carlos Valdez

    (19/01/2017 - 13:59)

    Adhierototlamente a la nota de Prof. Paruelo. La ciencia y el desarrollo tecnologico pueden dar respuesta a un sinnúmero de problema graves que aquejan a la poblacion. O al menos mitigarlos reducirlos a limites inofensivos. Sin embargo,en este como en muchos otros casos donde la investigacion a corto plazo daria respuestas concretas no ocurre. Es cierto que elgobierno anterior mostró el camino y se obtuvieron muchos resultados. pero tambien es cierto que las politicas cientificas muchas veces apuntalan investigaciones basicas que solo sirven para el paper que me mantiene en carrera. Hay muchos investigadores en las universidades que no investigan para mantenerse en carrera ( en esa del paper) investigan pro que el contacto con la realidad los sitúa en las necesidades de su comunidad de su ciudad de su provincia de su pais. Eso solo lleva ala integracion con oras areas, a interpelar a funcionarios que por su ignorancia no pueden entender que es el desarrollo cientifico-tecnologico. Para ello, el investigador tiene que estar convencido de que ese problema real puede ser resuelto entre varias disciplinas. Obviamente, las politicas cientificas deben apoyar estos emprendimientos con un presupuesto similar al que se le otorga a las ciencias basicas. Y alli los investigsdores, que a su vez administran los fondos se obnubilan. se pierden. Lo reparten entre ellos. No abren el juego. Ponen las recontraconocidas y arbitrarias clausulas de la investigacion basica clasica del primer mundo que no cierran para nuestro pais. La proxima vez, si volvemos auemntamos el presupuesto y ponemos mas inteligencia para demostrar que la ciencia puede resolver estos problemas cotidianos y graves. Y a lo mejor descubrimos algo que se publicaría en las revistas de impacto. Un saludo

  • mariano

    (06/02/2017 - 11:13)

    Informacion e informes hay muy precisos de organismos oficiales (INTA) para prevenir y definir las situaciones de mayor riesgo de incendios.El tema es la falta de ejecutividad de la provincia de La Pampa para evitarlo.Hay grandes dudas sobre la ejecucion presupuestaria de los fondos para este destino, tambien sobre los fondos nacionales de la gestion anterior para el manejo del bosque nativo.

    http://ambiente.gob.ar/wp-content/uploads/informe-nacional-de-peligro-de-incendios-de-vegetacion.pdf

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *