filtro-agua1

Desechos que limpian el agua

Investigadores de la UBA y el CONICET trabajan en un sistema de remediación de aguas reutilizable y de bajo costo. Lo hacen a partir de nanopartículas y de la quitina, un desecho de la industria pesquera obtenido del caparazón de crustáceos. Los ensayos de laboratorio les permitieron remover contaminantes como arsénico, metales y antibióticos.

Agroquímicos: el debate pendiente

Con la participación de cuatro ministerios, el Gobierno presentó un documento de buenas prácticas en el uso de agroquímicos. Organizaciones académicas, sociales y ambientales manifestaron su malestar por la falta de discusión previa y de referencias a estudios científicos sobre los riesgos para la salud y el ambiente. También exigieron una mayor apertura al debate sobre el modelo de desarrollo agropecuario.

Romper el hielo

Los impactos sobre la salud y el ambiente de actividades extractivas como la minería no solo generan conflictos en los territorios afectados, sino que también producen una tensión entre la comunidad científica y las poblaciones involucradas. Un encuentro reunió a especialistas que debatieron sobre la relación ciencia-sociedad y la controversia sobre la Ley de Glaciares.

De residuo a combustible

Investigadores de la Universidad Nacional de Villa María y el CONICET trabajan en la producción de bioetanol a partir de lactosuero, un subproducto de la industria láctea que en muchos casos se descarta. El objetivo es la generación de valor agregado a partir de un residuo abundante en la región, que podría tener beneficios tanto económicos como ambientales.

Lo que refleja el agua

Un relevamiento sobre las cuencas de los ríos Reconquista y Matanza Riachuelo evidencia la complejidad de un problema que va mucho más allá de la sola contaminación del agua y cuya gestión fragmentada se repite en otros territorios hídricos de la Argentina. Las metas incumplidas, los problemas de coordinación y la necesidad de involucrar a todos los actores.

Agroquímicos: ¿Cómo controlarlos?

Los ministerios de Ambiente y Agroindustria firmaron una resolución conjunta mediante la cual se crea un grupo de trabajo para sugerir buenas prácticas en el uso de agroquímicos, que permitan regular y controlar su uso. Se estima que la utilización de estos productos en la Argentina aumentó un 983% durante los últimos 25 años.