ARSAT: Cielos abiertos, negocio cerrado

La industria satelital argentina era hasta hace dos años la iniciativa de desarrollo más ambiciosa de América Latina en este sector, pero hoy navega entre la parálisis y los intentos de privatización. Dos ex ARSAT presentaron un libro en el que buscan rescatar esa experiencia y advertir sobre las consecuencias de la desregulación de este mercado.

Valeria Levi: “Me preocupa que los científicos se vayan de nuevo”

La investigadora del CONICET en la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA recibió una mención en el Premio L’Oréal-Unesco “Por las Mujeres en la Ciencia”. TSS habló con ella sobre su trabajo en diferenciación celular y acerca de la situación que atraviesa el sistema científico argentino.

Rebelión en la ciencia: mujeres contra el techo de cristal (Mención Premio UBA 2017)

En el ámbito científico y tecnológico la desigualdad y la violencia de género se viven de manera cotidiana. Las mujeres deben enfrentar estereotipos y procesos de segregación y discriminación institucionalizados. TSS habló con especialistas y con investigadoras organizadas en distintas agrupaciones que buscan una sociedad más justa.

Valorar la ciencia

En un contexto de ajuste en el área, el Senado de la Nación distinguió a científicos argentinos con la Mención de Honor al Valor Científico. Entre los premiados estuvieron investigadores provenientes de diversas disciplinas, ingenieros de ARSAT e INVAP, fabricantes de prótesis 3D y jóvenes talentos en robótica.

Salvarezza: “Hay una intención de achicar el sistema científico”

El diputado electo y expresidente del CONICET, Roberto Salvarezza, habló con TSS sobre la reconfiguración del escenario político después de las elecciones. Dice que el Gobierno ignora que hay un plan vigente de ciencia y tecnología, área en la que considera que continuará el recorte presupuestario.

La bicicleta del CONICET

En la última reunión de la Comisión Mixta de Seguimiento por el conflicto en el CONICET fueron rechazadas las adendas propuestas por los investigadores. El plazo para firmar los contratos vence en una semana, las autoridades del MINCYT no aceptan prorrogarlo y la Secretaría de Políticas Universitarias se mantiene al margen de la negociación.