Bacterias contra la contaminación

Durante un relevamiento de cursos de agua, investigadores de la Universidad Nacional de Villa María identificaron una alta presencia de atrazina, un herbicida utilizado para el control de malezas en cultivos. A partir de ensayos encontraron una bacteria con potencial para degradar este componente que puede ser tóxico y también influyeron en la normativa sobre calidad del agua.

De residuo a combustible

Investigadores de la Universidad Nacional de Villa María y el CONICET trabajan en la producción de bioetanol a partir de lactosuero, un subproducto de la industria láctea que en muchos casos se descarta. El objetivo es la generación de valor agregado a partir de un residuo abundante en la región, que podría tener beneficios tanto económicos como ambientales.