Una casa con voz de mando

Un ingeniero de la Universidad Nacional de Mar del Plata diseñó un sistema de domótica que permite controlar artefactos del hogar mediante reconocimiento de la voz y que no requiere de conexión a Internet. Está pensado para personas con discapacidad motriz severa.

Por Nadia Luna  
__

Agencia TSS – Tener una casa inteligente que se encargue de climatizar un ambiente, encender un electrodoméstico, levantar las persianas, apagar las luces, trabar las puertas y hasta realizar una gestión eficiente de la energía puede sonar muy tentador. Sin embargo, las opciones que presenta el mercado local de domótica –como se conoce a los sistemas electrónicos capaces de automatizar una vivienda– todavía son limitadas.

Más allá de la comodidad que pueden brindar estas tecnologías en viviendas y oficinas, se trata de sistemas que pueden proporcionar una importante mejora en la calidad de vida de personas que tienen problemas motrices severos, para quienes acciones cotidianas como levantarse a prender un televisor y apagar la luz representan una seria dificultad.

Eso fue lo que llevó a un ingeniero de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP) a desarrollar Convoz, un sistema de domótica controlado por voz para personas con discapacidad motriz severa. El sistema no requiere de conexión a Internet y es sencillo de programar y utilizar. “Es un desarrollo que apunta a centralizar todos los artefactos que pueda tener una persona en el hogar. Actualmente, no hay en el mercado una interfaz que permita manejar todo desde un mismo lugar y que se adapte a personas con discapacidad motriz”, le dijo a TSS el ingeniero electrónico Javier Errobidart, quien ideó el proyecto como parte de su trabajo de tesis para graduarse como ingeniero electrónico en la UNMDP.

El prototipo consta de una plataforma central y dos periféricos o actuadores que responden a las órdenes de comando.

La idea surgió a partir del pedido de una persona que padece cuadriplejia y necesitaba un sistema que le permitiera controlar electrodomésticos de forma remota. Si bien disponía de un sistema para tal fin, sus requerimientos fueron cambiando con el tiempo y comenzó a necesitar otro equipo capaz de centralizar funciones y que se ajustara mejor a sus necesidades.

Tras evaluar diversas opciones, Errobidart consideró que la solución óptima era diseñar un sistema por reconocimiento de voz. “Decidí encarar el desafío de hacerlo por fuera de las plataformas hegemónicas, como Windows o Android, para que no tuviese que depender sí o sí de Internet”, explicó. El diseño fue realizado a partir de Arduino, la plataforma de hardware libre que tiene un entorno de programación sencillo de usar. También posee un módulo WiFi, que permite conectar de forma inalámbrica el sistema con los dispositivos del hogar.

El prototipo consta de una plataforma central y dos periféricos o actuadores que responden a las órdenes de comando. Para controlar el sistema, en una pantalla se visualiza un menú que muestra los artefactos o periféricos conectados, donde cada uno tiene un número. Por ejemplo, el número uno equivale a “luz”. De esta manera, cuando la persona dice “uno”, accede a otro menú también numerado con opciones como “encender” y “apagar”. Según Errobidart, “en un futuro la idea es que se puedan dar órdenes más concretas. Por ejemplo, decir ‘cocina’ y acceder a todos los artefactos dentro de ella que están conectados al sistema”.

La prueba del prototipo estuvo a cargo de otros integrantes del proyecto radicados en el Instituto Nacional de Rehabilitación Psicofísica del Sur (INAREPS) de Mar del Plata. El proyecto continúa en fase de desarrollo y el objetivo final es establecer una vinculación con una empresa para fabricarlo en serie y que esté disponible para el público en general. Errobidart indicó que un aspecto central del proyecto era fue que fuese un sistema accesible tanto en lo que respecta al uso como desde el punto de vista económico. Además, estará disponible en varios idiomas.

“Lo que estoy haciendo ahora es probar el funcionamiento de nuevos periféricos que se puedan adaptar a la mayor cantidad de electrodomésticos que haya en un hogar. Otro aspecto pendiente es perfeccionar el acceso remoto, para poder controlar artefactos del hogar a través de Internet. Si bien la principal ventaja de este sistema es que no requiere conexión, la idea es que en caso de que esté disponible se puedan ampliar las funcionalidades del sistema”, finalizó el ingeniero.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *